Destacado experto holandés capacita a académicos de la USM en aprendizaje basado en problemas

 

Recientemente, se realizó en la Universidad Santa María, la III Jornada de Investigación Educativa, y uno de los invitados más destacados fue el psicólogo y PHD en Ciencias Sociales, Dr. Erick de Graaff, académico e investigador del Centro de Aprendizaje basado en problemas ligados a la Ingeniería, Ciencia y Sustentabilidad de la UNESCO en la Universidad de Aalborg (Dinamarca), reconocido a nivel mundial por su contribución al aprendizaje basado en problemas.

Especialmente orientado al área de Ingeniería, Ciencia y Tecnología, el especialista –psicólogo y PHD en Ciencias Sociales-, ha recorrido el mundo, visitando países como Australia, Dinamarca y Chile, para impartir sus conocimientos y experiencias. En ese marco,  en esta instancia dictó una charla y taller a académicos de la USM, en la cual participaron cerca de 40 personas, quienes tuvieron la oportunidad de interactuar con el experto.

 

“Fui invitado a Chile por el profesor Leonard Bernold, quien asistió a una conferencia en Dublin el año pasado. Él me propuso venir a Chile e hizo los arreglos con el profesor Hugo Alarcón, quien me propuso llevar a cabo un programa que me permitiera hacer un taller a los profesores de la USM y también, una presentación más abierta y pública”, comentó.

 

Respecto a la motivación que despierta este tipo de temas en el ámbito educativo, de Graaff es enfático en asegurar que “la motivación es parte de la charla y del taller, pero hay muchas formas distintas en las que un docente puede activar a sus alumnos, haciendo que éstos dejen de ser entes pasivos. En la mayoría de los casos, el enseñar en una Universidad, significa hablar con ellos y por lo general, no se aprende muy bien escuchando solamente”, explicó.

 

Técnicas más activas

 

Tanto en la actividad con los académicos USM, como en las charlas que dictó en la III Jornada de Investigación Educativa, el experto holandés reconocido por la UNESCO por su contribución en materia educacional, se refirió a diversas técnicas de enseñanza. Una de ellas es la Pirámide del Aprendizaje, método que certifica y entrega importantes resultados al momento de medir lo asimilado por los estudiantes.

“La Pirámide del Aprendizaje nos muestra que si sólo se habla con los alumnos, ellos pueden recordar cerca del 10% de los que se les dice. Mientras que al interactuar con material gráfico o imágenes, puede incrementarse a un 20% de retención. No obstante, si el docente involucra a los estudiantes, los insta a ser más activos y los pone en una posición donde se enseñan entre sí, ellos van a recordar gran parte de lo presentado”, detalló.

 

Sobre la USM

 

Acerca de sus días en USM Casa Central, de Graaff aseveró sentirse muy sorprendido. En una primera instancia –relacionada al taller que realizó con los profesores- indicó que al momento de trabajar con ellos, pudo notar que estaban en una misma frecuencia, en la cual los conceptos utilizados por los participantes mostraban una gran impresión del nivel educacional que se imparte en nuestro país.

“Hay elementos que me fueron indicando que existe eventualmente un cambio de perspectiva. La gente está siendo capaz de mirar su rol como profesor en una manera diferente. El hecho de que los docentes se puedan realmente percatar de ese cambio, me hace muy feliz”, comentó.

 

También destacó la disposición de los profesores participantes. “En mi caso, los profesores fueron bastante amables y creo que muchos de ellos están plenamente conscientes de su propio rol como educador, por lo que de cierta manera, tienden a ponerse ellos mismos en una especie de pedestal. Cuando eres un profesor, eres un experto en algo y por supuesto que esperas que tus alumnos te escuchen. Tienes la responsabilidad de cumplir con esa autoridad”, indicó.

 

Sin embargo, explica el especialista, “cuando nosotros proponemos esta metodología de aprendizaje basado en problemas, el docente debe entender que debiera tomar cierta distancia de esta responsabilidad, y entregar ese espacio a los alumnos, quienes deben preocuparse de su propio aprendizaje. Muchos de los docentes se sorprenden, porque piensan que ya no pueden seguir haciendo su trabajo, pero no es eso. Quiero ser capaz de mostrarles que hay diversas formas de hacer las cosas, con las cuales incluso, podrán hacer más efectivo su trabajo de enseñanza”, señaló.

Sobre su propia experiencia en la USM, indicó que es muy difícil explicar en estos momentos lo que le ocurre, ya que de cierta forma, todo está invertido. “¡Vengo del invierno y aquí están en pleno verano! Los alumnos en el campus y los estudiantes cada día se hacen más jóvenes y eso realmente no sé cómo lo hacen, los observo y veo que la pasan bien aquí, que lo disfrutan. Están estudiando, jugando, se ven motivados y la atmósfera en general de esta Casa de Estudios es muy amistosa”, concluyó.

 

 

 

UNIVERSIDAD TÉCNICA FEDERICO SANTA MARÍA